Lleva a tu perro a pasear. El ejercicio, junto con una dieta saludable, mantendrá a tu perro en forma y le dará una buena estimulación mental y física. Su perro apreciará al menos dos paseos al día. Préstale atención durante la caminata y comunícate y juega con él. Haz que las atracciones sean cada vez más interesantes yendo a diferentes lugares.

  • La duración del paseo dependerá de la edad y raza de tu perro. Los cachorros y perros de razas pequeñas necesitan caminatas más cortas (un máximo de unos 15 minutos), mientras que las razas más grandes o los perros más atléticos pueden necesitar hasta una hora de ejercicio como las camisetas de animales.
  • A los perros braquicefálicos (aquellos con la nariz arrugada, como un bulldog) les va mejor en caminatas cortas (alrededor de 10 minutos) de tres a cuatro veces al día.
  • Por supuesto, ningún perro debe hacer mucho ejercicio hasta que lo hayas preparado para ello, como un atleta humano.

Si su perro tiene problemas médicos, hable con su veterinario sobre el ejercicio. Si su perro sufre de problemas de salud, como artritis o diabetes, tenga cuidado con el ejercicio. En el caso de un perro con artritis, el dolor en las articulaciones lo hace menos dispuesto a caminar. Hable con su veterinario acerca de los tratamientos y regímenes de ejercicio ligero o analgésicos para su perro.

  • En el caso de perros mayores con artritis, es mejor realizar caminatas cortas (unos 10 minutos) de tres a cuatro veces al día.

Juega con tu perro. Otra excelente forma en que un perro puede hacer ejercicio y divertirse simultáneamente es jugando juegos interactivos. Lanzar una pelota para recuperarla es una gran alternativa siempre que lo hagas en un parque o patio interior para asegurarte de que tu perro no pueda escapar durante el juego.

  • Otro juego divertido es hacer burbujas para tu perro porque no tienes que gastar demasiada energía.