En un vehículo es importante que la bomba de agua esté en buen estado, porque de esta forma te asegurarás de que se mantenga una temperatura de funcionamiento óptima. Los mejores repuestos de segunda los encontrarás en www.despiecesde.com, totalmente garantizados y con los precios más bajos.

Sin embargo, es probable que a la hora de cambiar la bomba de agua quieras hacerlo por tu cuenta para ahorrar dinero. Por este motivo, te invito a seguir leyendo para que aprendas a hacerlo y así ahorrarás dinero en esta reparación.

Consejos para cambiar la bomba de agua

Si no eres muy manitas, o simplemente quieres que otra persona se encargue del trabajo mecánico puedes llevar el coche al taller. Pero, debes tener en cuenta que el coste de hacerlo puede llegar a ser de hasta 1000 euros dependiendo del modelo de tu coche.

Por lo tanto, si quieres ahorrar dinero, puedes comprar una bomba de agua por menos de 160 euros en un desguace y cambiarla por tu cuenta. Para hacerlo, bastará con que sigas este procedimiento que resultará básico:

Desmonta la bomba rota

Para hacer este proceso debes asegurarte de que el coche esté completamente frío y en una posición elevada para facilitar el proceso de drenaje. Lo ideal será que dejes el coche en la posición para hacer el cambio desde la noche anterior y así conseguirás el máximo rendimiento.

En todo caso, debes asegurarte de comenzar por el drenaje del líquido refrigerante de tu vehículo, y una vez terminado debes desconectar las mangueras de la bomba. Procede a quitar los tornillos de fijación de la bomba y retírala del motor asegurándote de dejar la zona completamente limpia para hacer la instalación.

Instala la bomba de repuesto

Antes de proceder a la instalación, debes asegurarte de que el modelo que compraste sea igual que el que quitaste del motor. Una vez que estás seguro de ello, procede a colocarla en su lugar con los tornillos de fijación y conecta las mangueras, asegurándote de que todo quede muy bien apretado

Rellena el sistema con líquido refrigerante, y verifica que no exista ningún tipo de fugas en el mismo. Purga el sistema encendiendo el motor para asegurarte de eliminar el exceso de aire y rellena el faltante del líquido refrigerante. Una vez que termines, debes dejar el coche en reposo por un período de 4 horas antes de que puedas volver a utilizarlo