Uno de los sistemas más precisos respecto a migración es el chileno, sin duda alguna. También, por la descentralización de sus departamentos, se reduce la burocracia implícita en este tipo de trámites, pero también, hay muchos mitos en torno a los lapsos de tiempo, requerimientos y funcionamiento de tales departamentos. En tal sentido veamos y tengamos una visión precisa sobre la obtención de visa definitiva en Chile, y sus aspectos más relevantes.

Resultados posibles de la solicitud

Entre las posibles respuestas a la solicitud de permanencia, es necesario que consultemos información fidedigna y de gran precisión como la que se encuentra en este enlace de estatus de visa definitiva en chile. De modo general, hay tres resultados posibles, que se apruebe nuestra solicitud de permanencia definitiva (PEDE), y luego solicitar nuestra cédula actualizada en un plazo de un mes.

También, puede ser que rechacen nuestra solicitud de visa definitiva, notificándonos en nuestro correo electrónico la razón de por qué han rechazado nuestra solicitud, pero, y este resultado es importante, que rechacen nuestra solicitud pero que nos den un tipo distinto de visa. En tal caso, se le notificará los requisitos y plazo para tramitar su nueva cédula ajustada a su tipo de visa.

Lapsos de espera y planes para establecimiento definitivo

Es importante que tengamos en cuenta los lapsos de espera entre un documento y otro, pues de esa manera podremos gestionar mejor los requisitos, y todas las diligencias relacionadas a nuestro estatus migratorio específico. Un estatus de visa definitiva en chile puede tardar hasta once meses, y la nacionalización aún más, por lo que debemos ajustar nuestros planes y proyectos vitales en Chile según esos lapsos.

 

Sea cual sea el resultado de la solicitud de permanencia definitiva, siempre es posible trazarnos un nuevo horizonte de posibilidades según nuestras habilidades y sueños, más allá de nuestra condición como migrantes.