Tulum es una de las ciudades que ha ido ganando mucha relevancia en los últimos años y nos atrevemos a decir que se está convirtiendo en uno de los lugares favoritos de la Riviera Maya, llegando incluso a desplazar un poco, solo un poco a la ciudad de Cancún

Claro, como tal la ciudad es hermosa pero su principal atractivo es su zona arqueológica amurralada y el día de hoy en http://www.laopiniondechicago.es te hablaremos un poco y de forma breve de este lugar ¿Estás preparado para conocerlo? ¡Comenzamos!

Zona Arqueológica de Tulum

El nombre de Tulum procede de la palabra yucateca que significa «muro«. Es probable que el nombre original de la ciudad fuera algo así como Zama o «lugar del amanecer», lo que tiene sentido al ver la dramática perspectiva de los yacimientos hacia el este.

Tulum, se localiza a 130 km al sur de Cancún y para llegar a Tulum se puede hacer uso de diferentes servicios de traslado privado, público, autobús del ADO o incluso por un tour.

La zona arqueológica de Tulum es considerada por muchos como el más bello de los sitios mayas, es pequeño pero exquisitamente situado en los acantilados de quince metros de altura sobre el Caribe. Cuando los españoles pusieron sus ojos por primera vez en el lugar en 1518, lo consideraron una ciudad tan grande y hermosa como Sevilla, España.

Tal vez se sintieran engañados por sus sueños de El Dorado, por la gloria de su posición y por las brillantes fachadas pintadas de los edificios. Arquitectónicamente, Tulum no está a la altura de estas grandes ciudades. Sin embargo, gracias al entorno, se queda en la memoria como ninguna otra.

El sitio arqueológico de Tulum, está a un kilómetro de la carretera principal, así que asegúrese de bajarse en el desvío a las ruinas y no en el pueblo real de Tulum, unos kilómetros más adelante. Se entra por una brecha en la muralla que protegía la ciudad por tres lados.

 La cuarta estaba defendida por el mar. Esta muralla, de unos 5 m de altura y con una pasarela alrededor de la parte superior, puede haber sido defensiva, pero lo más probable es que su objetivo principal fuera distinguir la zona ceremonial y administrativa (el sitio que se ve ahora) de los enclaves residenciales, que en su mayoría estaban construidos con material perecedero.

Al atravesar las murallas, las estructuras principales se encuentran justo delante de ti, con El Castillo elevándose en su prominencia rocosa sobre el mar.

En el Templo de los Frescos, los murales parcialmente restaurados que pueden verse en el interior del templo representan a los dioses mayas y los símbolos de la fertilidad de la naturaleza: la lluvia, el maíz y los peces.

Originalmente adornaban una estructura anterior y se han conservado gracias a la construcción de una galería a su alrededor, y aún más tarde (durante el siglo XV) por la adición de un segundo templo. Es característico que sus muros estén inclinados hacia fuera en la parte superior. En las esquinas de la galería hay talladas máscaras de Chac, o quizás del creador, el dios Itzamna.

El Castillo, situado en la parte más alta del yacimiento, ofrece unas vistas imponentes en todas las direcciones. Además de su función de templo, es posible que sirviera de faro.

Incluso sin luz, habría sido un importante punto de referencia para los navegantes en una costa que, de otro modo, sería monótona y sin rasgos. Primero se sube a una pequeña plaza, en cuyo centro se encuentra un altar, antes de subir la amplia escalera que lleva a la cima del propio castillo.

A la izquierda de esta plaza se encuentra el Templo del Dios Descendente. El dios que se sumerge o desciende, representado aquí sobre la estrecha entrada del templo, aparece en todo Tulum como una pequeña figura invertida.

No se conoce su significado exacto. Puede representar el sol poniente, la lluvia, el relámpago, o puede ser el Dios Abeja, ya que la miel era una de las exportaciones más importantes de los mayas.

 Enfrente está el Templo de Las Series Iniciales, llamado así porque en él se encontró una estela con una fecha muy anterior a la fundación de la ciudad, y presumiblemente traída desde otro lugar.

Otros lugares interesantes para explorar se extienden hacia el sur a lo largo de la costa. Si simplemente quiere darse un baño, puede zambullirse en el Caribe directamente desde la playa frente al sitio.

Conclusión

La Riviera Maya nunca va a dejar de sorprendernos y la ciudad de Tulum es prueba de ello, una increíble ciudad que tienes que conocer en algún momento de tu vida y explotarla de principio a fin. Nos vemos en otro post.